jueves, 22 de octubre de 2009

Acapuzones

El Tribunal de Aguas de Valencia fue nombrado hace algo más de un mes Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Tiene gracia, esos señores trajeados, calvos y con bigote, al menos así se los imagina la única señora que supo darme explicaciones de que era la UNESCO, premiaban con este reconocimiento la labor constante de una institución valenciana en su empeño por la protodemocracia y la autogestión de sus recursos. Una labor que el tribunal realiza cada jueves, a las doce del medio día junto a la catedral desde hace más de mil años y con la que se empeña en repartir riegos y mediar en conflictos por el agua. Algo así como aquel programa Veredicto de Ana Rosa en versión acuática y milenaria, eso sí con menos audiencia.

El caso es que no muchos habrán podido sacar pecho palomo en el corral de la Generalitat. En estos tiempos, por aquellos lares, donde que conste que siempre se prefirió el vocablo ciudadanía, la palabra democracia suena a chiste del malogrado Eugenio. Tal vez, los señores y señoras de la UNESCO , no se me enoje Bibiana Aído, sólo ven Canal 9 y no han caído en la cuenta de que “patrimonio” tiene otras connotaciones en la Comunidad Valenciana. Más aún si en vez de ser patrimonio particular es de la humanidad, ergo público. Es también más que probable que a los muy honorables miembros del organismo de las Naciones Unidas se les invitara a una paella en algún que otro punto de nuestras queridas playas, como igual de probable es que los educados miembros de la UNESCO no quisieran amargar aquellas provechosas sobremesas en las costas valencianas sacando a relucir el tema de los Costas valencianos.

Cómo esta el patio pensará mi abuelo, la ONU premiando a esa Valencia democrática y pacífica con mil años a sus espaldas y los políticos patrios a garrotazos. Ay miembros de la UNESCO pase que ustedes no sepan que aquí ya no se llama taronja a la naranja y que un alarde de cosmopolitanismo ilustrado las llamamos Orange, lo mismo que Gürtel a las correas; y también pase que las aguas, sobre todo las de la Vuelta al Mundo de Vela, ya no se reparten con igual justicia para todos. Lo que no tiene perdón es eso de andar premiando a Valencia este septiembre. Hay que tener mala fe para que con la que ésta cayendo hacer pasar este mal trago a los de la gaviota. ¿Quién se va a anotar ahora el tanto de mil años de valencianos? Unos dirán “que yo seguía órdenes de partido y ahora no puedo recoger premios”, otros que “si pringo yo, pringamos todos. Y, sin embargo, si Paco de Lucía y su Entre dos Aguas lo permiten, el greatest hits del cancionero Popular será “El pecho que lo saque Rita”. Y vaya que sí, tiempo al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario