lunes, 26 de octubre de 2009

Descojone científico

A menudo a mí me asaltan dudas que ningún otro humano ha podido resolver. Qué le vamos a hacer, soy así. La que más tiempo me tuvo entretenido fue la de descubrir quién o quienes se inventan los chistes que corren como la pólvora por nuestra bendita sociedad de la (des)información. Empecé por tratar de localizar, aunque fuera para darle una medalla póstuma al creador de su segunda variante, al inventor del "¿susto o muerte?". Supongo que tanto él como su difunto amigo son investigadores y catedráticos de alguna universidad española o miembros de pleno derecho de una sociedad secreta que busca salvar el mundo desde el anonimato.
Ensimismado en ser el Truman Cipote del siglo XXI para poder narrar paso por paso con todo lujo de detalles como se gesta una de esas sanas gracietas atemporales, decidí pasar una larga temporada escuchando al revés las cintas de las obras completas de Gila. Tras no encontrar ningún resultado concluyente, aunque con ocho mensajes satánicos descubiertos que son la envidia de Iker Jiménez, deduje que debía cambiar mi línea de acción si pretendía llegar a algún lugar concreto.En esas estaba, afanado en la difícil tarea de escribir una sesuda tesina facultativa cuando encencí la radio. Oí que las bienpensantes y fértiles cabezas socialistas que, ete tu ahí no aplicaron la misma política con el sector bancario, aseguraban algo así como que "a pesar del 15% del recorte en el presupuesto de la I + D española la ciencia no saldría mal parada".
Mamá, no habrá más dinero para mi tesina pero estate tranquila, ya he comprendido que cuando se sabe quién se ha inventado el chiste, éste pierde toda la gracia.

3 comentarios:

  1. Eso de Gila... eso no lo has hecho no???

    ResponderEliminar
  2. espero que lo de gila sea cierto...

    PD: Por sus palabras chiminita debe ser íker jiménez... jajajaj


    Un abrazo towers

    ResponderEliminar
  3. po-potrillo mola mogollon!!

    ResponderEliminar