lunes, 30 de noviembre de 2009

Consumo o Muerte

Lo anunciamos, ya están aquí, las luces navideñas deslumbran la ciudad desde el viernes. Además, por si fuera poco y como si Gallardón fuera el malo de la peli de Los Vengadores, el frío invernal ha salpicado de lleno a Madrid en el mismo fin de semana en que el ambiente navideño irrumpía en las tiendas, plazas y calles. Jugada maestra, un movimiento de peón para dar jaque al rey de la crisis: el consumo. A juzgar por el ávido canibalismo ritual que alimentaba a las viandantes mayores de 60 el mundo sí se acaba en 2012, aunque yo casi dudo de que pueda sobrevivir a diciembre.
Soy un atrevido. El aburrimiento y esa ausencia de miedo que me caracteriza los sábados que no tengo resaca me colocaron en pleno centro madrileño a las 7 de la tarde. Eso sí, caminaba extasiado por algún grupo guiri mientras mantenía la posición yoga de autista auditivo, es decir con el mp3 a todo lo que da para no tener que escuchar conversaciones ajenas. Aun así tuve que sortear a hordas de hombres y mujeres dispuestos a todo por no volverse a Fortuna, Macisbenda o Calasparra sin su compra perfecta. Esa que te puedes comprar en un centro comercial de Murcia pero que aumenta su valor si le cuentas a la peña que te la has rifado en Madrid. Si el Madrid entrenara sus regates los fines de semana en la Gran Vía hubiera ganado al Barça por goleada.
Daba gusto ver como se agolpaban los compradores en los semáforos. Sin embargo, otras luces, las de la policía nacional, quisieron aguar la fiesta a los mártires del paso de cebra. Subían raudas por Callao a la caza de algún delicuente y quiso el azar que el semáforo de los peatones estuviera en verde en ese mismo momento. Ante tal choque de intereses los nacionales tuvieron que parar, obviamente nada detiene al espíritu navideño. He de decir que la vez que más cerca he visto a la masa española de una revolución social que ni la de la toma del Palacio de invierno fue cuando el señor policía utilizó la megafonía para poco más que mandar cuidadosamente a tomar por culo a los peatones que no atendían a razones. Supongo que en el fondo Smith y Marx jugaban juntos al mus.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Cero

Hitler sólo tenía un testículo. Lo he leído en una revista muy seria sobre historia así que debe ser verdad. Ante tal información he entrado a internet y he buscado Franco + un + testículo en google y bingo. Según la fuente de sabiduría inagotable que supone internete Franco también tenía sólo un huevo. Con un par, bueno con un par entre ambos. Es una chorrada, lo sé, eso no los convierte en más blandengues o en menos crueles. Que va, yo sólo lo escribo porque estoy hasta los mismísimos (en España los genitales son de vital importancia para terminar o encabezar cualquier clase) de que creamos que la solución contra el tópico machista de ese tío tiene un par de cojones es darle la vuelta para asegurar esa tía tiene un par de ovarios.
Para todos aquellos que creen que lenguaje es sexista, con los que comparto posturas en la mayoría de casos, creo que esa vuelta de tuerca perjudica a la igualdad más que la beneficia. Salvo en el acto sexual la competición o exaltación de ambos genitales me parece casi tan absurda(en sus múltiples variantes) como el asco que me produce leer la @ como indicativo de masculino y femenino. Qué hará creer a las mentes plecaras de este país que una arroba es una o y una a a la vez... ¿Qué les motiva a establecer que la @ es la Carmen de Mairena de los símbolos patrios? Yo leo viajer@s, music@s, payas@s... y me da un repelús que siento ganas de ducharme cuatro veces seguidas.
Es más, modernos y modernas del léxico, si nos ceñimos al gráfico, la arroba no deja de ser una "O" grande y símbolo del masculino encerrando a una "a" pequeña y femenina que no tiene escapatoria. Así que en estos días de lucha contra el maltrato cero, al que me adscribo sin bromas, yo trataré de aportar mi grano de arena. Hago propósito: voy a hablar y escribir como es debido para que mis palabras traten a todos con el respeto que nos merecemos. Incluso para los que tienen/tenenemos/tendrán dos, ninguno, medio o un sólo testículo.

martes, 24 de noviembre de 2009

Del poco glamour de la pobreza

Las favelas no son chic. Lo dice un tertuliano calvo y con manicura en un programa de Tele Madrid. Lo dice al hilo de Madonna, la reina del poptingue y del gimansio. (Aviso a navegantes: si ud. tiene una madre con cincuenta años que es vigoréxica y hace más pesas que Chuck Norris tírela por la ventana). La cantante se ha ido hasta Brasil para rodar su último videoclip en uno de esos barrios empobrecidos que afean la vista de los millonarios y que sirven de lejana postal a los turistas. Ha donado la loable y significante cantidad de 10 millones de euros a ONG´s para que desarrollen sus trabajos en la zona. Sin embargo, como dice el tertuliano tontolculo, con acento meloso, las favelas no le parecen nada chic.
No sé si esperaba que unos niños que no tienen retrete meen Chanel, que las redes de narcotraficantes asesinen con balas de plata y polvos de talco o que las muchachas vistan de Dior para ir a la escuela, el caso es que él afirma que no le parece que las favelas tengan glamour. Estoy de acuerdo en una cosa con él, por muchos 10 millones de euros que haya donado no me gusta la idea de ver a Madonna repartiendo contoneos y piruetas por la favela.
Me parece que ya sobra el gesto poner el palmito un día para explotar una imagen el resto del año. Dicen que así ayudará a mucha gente a salir de la favela... pero, ¿quieren? Y no lo digo con el remordimiento católico de que si son buenos saldrán y si son malos es porque han perdido la fé. No, lo digo porque justo ayer en un reportaje sobre Río de Janeiro hablaba una mujer que ha creado una escuela de modelos en una favela. Decía que ninguna chica, ni ella misma, quiere irse de allí, que lo único que quieren es dignificar su barrio, darse la oportunidad de tener una vida mejor sin cambiar de lugar. Convendrá conmigo el lector que si quieren dignificar su barrio será mejor que no inviten al tertuliano calvo a darse un garbeo por sus calles. Afearía mucho la estampa, aunque eso sí, quedaría mucho más chic.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Adefesios

Iba a escribir sobre el 20 N y sobre la grima que me dan los cinturones rojigualda. Iba a escribir sobre el pijinazismo, ese subclan social que pasea sus perros con correas de la bandera nacional y que se ensortija hasta el último rizo (porque todos los pijos de pro tienen el pelo ensortijado) con gomina con extractos aúreos. Pero como lo único que hice yo para celebrar el 20 N fue tratar de bailar con chicas cautivas y desarmadas, a poder ser rojas, me veo en la encrucijada de cambiar de tema. Por eso ahora no puedo más que hacerme eco del último nombramiento internacional, el de la nueva superministra de exteriores de la Unión Europea. Sucesora del español Javier Solana y mujer poco agraciada según los artículos de la prensa internacional y nacional, a Catherine Aston ya la llaman la ministra fea, bueno la superminsitra fea (que suena a archienemigo de Mazinger Z o a personaje del Chavo del Ocho).
He de reconocer que por momentos el artículo del mundo.es me ha hecho gracia. Por ejemplo, cito: "¿Y la falta de carisma de José María Aznar no tenía acaso que ver con el hecho de que el candidato fuera un señor bajito con bigote y jersey a los hombros?". Aunque sospecho que en ese ataque hay también una llamada de atención a la demostrada, según los periódicos británicos, falta de currículum de la Aston, creo que apuntar a la escasa belleza de una persona me parece algo bastante nocivo. Vamos a ver, la mujer es fea cual mañana de lunes con viento, sin embargo citar su fealdad como minusvalía es cuanto menos lamentable. ¿Es acaso Zapatero un dandy del hemiciclo? ¿Rajoy se las llevaba de calle en las fiestas de la parroquia? ¿Todo el mundo quería sacar a bailar a María Teresa Fernández de la Vega? Yo no puedo tirar la primera piedra, señores, no soy tan apuesto para ello. Eso sí, aquí va mi declaracion de intenciones: si van a ser más honrados por ser feos ojalá todos nuestros políticos sean una mezcla de picio con el mounstruo de los Goonies.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Contraprogamando

Soy insomne y para llevarlo mejor a veces escucho la radio hasta que la noche se destiñe. Huelga decir que si pudiera roncaría ocho horas como el vecino de arriba o como la vieja de al lado, sin embargo, en mi colchón el sueño no practica horas extra. Por eso, tengo cierto conocimiento de los programas radiofónicos que pueblan la franja que va entre la una y las cuatro de la mañana. A esas horas en las que ya ha muerto el deporte y reina la lastimera cadencia de la calamidad humana. Desde Radio María hasta la SER (haga el favor el lector de presentar respetos y leerlo con luminoso de neón y música de fanfarria) la mayoría de emisoras ceden al chantaje emocional de la madrugada.
No lo soporto, sé que es voluntario y que esos programas están fuera de todo horario comercial, sin embargo, cada vez que oigo una lágrima creo que se comercia con la angustia y se saca provecho de la pena. Por eso, a pesar del interés que estos programas cómo Hablar por Hablar suscitan entre la audiencia prefiero pasar mis noches prenoctando con buena música mientras busco caras famosas de actores, músicos o deportistas en las muescas del gotelé. Ese es mi remedio, y sospecho que el de mucha otra gente, contra esos susurros cuasi satánicos que encadenan las madrugadas.
Así las cocas (vaya, esta expresión era un error pero al releerla he decidido no corregirla), muchachos y muchachas de bien, si alguna vez vuestro padre se empeña en viajar a las dos de la mañana para evitar la operación salida , desde que salgáis de Madrid hasta que pares en la Roda para embadurnaros la boca con el azucar glás de los miguelines pedirle al conductor que si no quiere dormirse se compre una cinta de chistes de Eugenio, se enfarlope para la ocasión o que ponga la Parroquia del Monaguillo o La Rosa de los Vientos en Onda Cero o El sótano, La isla de Robinson y Toma Uno, todos ellos en Radio 3. Programas para gente que sabe reconocer el sitio exacto de su pared donde localizó el gepeto de Richard Ghere o el lugar del colchón donde crugió el último muelle sólo por su sonido. Gracias muchachos por no olvidaros de los insomnes y por ayudarnos a combatir la languidez.

martes, 17 de noviembre de 2009

Resiste

Yo estaba embutido en uno de esos vagones de metro que cruzan el centro de Madrid por la línea 2 cuando los he visto. Eran dos, estaban colocando un cartel gigante que rezaba 40, el musical: las canciones de tu vida suben al escenario. Estaba demasiado lejos de la puerta como para escupirles sin salpicar a ningún viajero, así que mientras sonaba el pítido en el andén he desistido en hacerlo. Mierda, atacan de nuevo. Si ya nos amargaron la vida con Nacho Cano y sus tontunas ahora regresan para buscar y a asesinar a los supervivientes. Son el IV Reitch de la bazofia y nosotros la resistencia. Estás con ellos o estás contra ellos, no tienes más elección.
Esto viene de largo, periódicamente las productoras lanzan productos para rastrearnos y durante un tiempo todo vive bajo el influjo de su trabajo. El lector avispado ya habrá encontrado ejemplos rascando en su memoria. El más reciente es Fama: a bailar (es muy importante título dos puntos y lema), la adaptación a un reallity de esa tríada mortal que conforman Dirty Dancing, Fama y Grease (las Goebbels, Hitler y Hesp de las películas). La propaganda funciona y nos hacen creer que en dos años todo el mundo aprende lo que es un porté, una pirueta, el clásico o el lírico. Mentira, sólo son señuelos, lo único que yo he aprendido es que Marbelys está muy buena y que cualquiera es susceptible de engancharse a cualquier mierda.
Estoy convencido de que si el Teatro Real se decidiera a cambiar su estrategia a los pocos meses tendría hordas de espectadores. Por ejemplo, y ésta idea la doy gratis, Rigoletto: el Musical, o La traviata: las operas de tu vida se suben al escenario. Sin embargo, no es tiempo para cobardes es el momento de resistir, el momento de defendernos. No será fácil, se rumorea que el poder en la sombra está trabajando en modernos y sofisticados proyectos. Nuestros infiltrados en la bases enemigas (Eurodisney y Port Aventura) nos hablan de títulos como "Cariño he encogido a Iván Ferreiro" o "Se lo que hiciste con Lina Morgan". Espeluznante, resiste, ésta vez no harán prisioneros.

domingo, 15 de noviembre de 2009

La Iª internacional madridista

Ha vuelto a pasar. He chutado el segundo penalty de mi vida y por segunda vez lo he fallado.Ni siquiera le he dado al palo y tampoco lo he tirado fuera por un resbalón, no, el balón ha ido a las manos de un portero en una parábola que nos ha convertido a él en un héroe y a mi en un fracasado. Es justo reconocerlo: soy el Mariano Rajoy de los penalties. Por mucho que insista no creo que mi equipo debiera dejarme lanzar una tercera vez. Parafraseando a Fraga hay que saber retirarse a tiempo.
No es que me sienta cómodo siendo el líder de la oposición, no se confundan, a mí el traje de gallego bonachón al que todo el mundo torea me repulsa. Esta comparación entre mi noble arte de fallar penalties y los descalabros electorales de Rajoy Division (el chiste no es mío, pasen y vean su myspace) la hago simplemente por anotar un paralelismo más entre la política y el fútbol. Ahora el lector pensará, ya viene el modern talking de Torres a darnos la chapa con Laporta, pues no listillos, no voy a hablar del molt honorable president del Barça, ni mucho menos. Que va, voy a hablar de algo mucho mejor: la primera peña marxista del Real Madrid.
Ellos se anuncian así en el caralibro: Cansados de tanto atropello, un reducido grupo de materialistas dialécticos nos vemos en la necesidad moral de desvincular el madridismo del fascismo más recalcitrante, por ello creamos La doble M, la peña Marxista Madridista de Facebook, sin complejos y sin evasivas: somos del Madrid y somos comunistas. Aunque así en frío madridista y comunista me suena a canción de Los Planetas es de alabar su postura. Por fín hemos encontrado un grupo Bernabeu adentro que está más que contento con el Alcorconazo. Primero porque el proletariado del fútbol venció al capital y ridiculizado a sus patrones (topicazo patrociando por María Teresa Campos), segundo porque para qué cojones va a querer un comunista que el rey le de una copa. Ni aunque por error la pagara por primera vez su majestad. Lo dicho, larga vida a la Doble M.

sábado, 14 de noviembre de 2009

De una difícil mañana

J se levanta de la cama, se mira al espejo, se desarremolina el pelo y se alisa la camisa de ayer. Mea directamente sobre el agua del wc para oir chapotear el último cubata mientras le pone cara a la nueva resaca. No se ducha pero muda los calzoncillos, se pone calcetines limpios y unos pantalones que ya utilizó el miércoles. Se asoma a la ventana y parece que las nubes no amenazan con arruinar la mañana. J sale a la calle con el buen pie, porque sabe que hoy es el día, hoy es un día especial.
De camino al colegio electoral J fuma un cigarrillo o tal vez son dos. Saluda a los padres de un amigo y recuerda que tiene que comprar pan. Olvida la última discusión mientras ve brillar el sol en el retrovisor de un coche en el que hizo el amor. No sabe todavía qué va a hacer, ha madrugado porque ya no soporta que le sigan diciendo aquello de que el balón es mío y tú no puedes jugar.
J canturrea una canción que utiliza para andar, él es de esos de los que siguen creyendo que The Verbe hace parecer a la gente menos imbécil. Llega por fín al edificio y soporta sin muchas ganas la sorna de unos intelectuales de palo que creen que J va a claudicar. Se quita las gafas para no ver y se apoya en la misma pizarra en la que aprendió a sumar y a restar . La vida se vuelve a cámara lenta y ve pasar rostros que le jalean y le solicitan. J se encierra en la cabina y ve las papeletas, montones de papeletas que adornan la democracia. J las mira, las mezcla y la vuelve a separar. Todas tienen el mismo nombre escrito.
Cómo ha podido ocurrir, se ha vuelto a dejar engañar. Mientras lanza por el aire todas las opciones oye a un muchacho decir que él ha escrito "contigo no bicho" en su voto porque siempre es mejor votar nulo que no votar. J corre calle abajo mientras los militantes de la derecha piensan "uno menos" y los de la izquierda le gritan "ya no te podrás quejar". Jota huye y aunque tenga que ceder al chantaje sabe que tiene que haber otra forma de hacerlo cambiar... tiene que haber otra forma de hacerles cambiar.

viernes, 13 de noviembre de 2009

De casta le viene al galgo

Las cortinas de humo no son quince chinos fumando hacia arriba. Una cortina de humo supone una noticia que tapa a otra. Por ejemplo, la mayor cortina de humo española son las discusiones parlamentarias que desenfocan la mirada ciudadana hasta asuntos nímios. Si queréis comprobarlo y sentir asco del bueno, del constructivo, leed "La Casta". Un libro de Daniel Montero que repasa sin tapujos cómo son nuestros diputados y senadores. ¿Recuerdan al paradigma del asco, José María Aznar a.k.a. pecholobo bigote desteñido? Según se recoje en el libro Josemari: "es el único ex presidente del Gobierno que ha solicitado el sueldo vitalicio que supone sentarse en el Consejo de Estado: 74.000 euros anuales. Nómina que pretendía sumar a la de ejecutivo del magnate de la prensa Rupert Murdoch. Se lo denegaron pero le salió rentable. Aznar renunció por un sueldo de 220.000 euros al año, tres veces más de lo que cobraba como consejero de Estado". Vaya, así como no va a ir bien España.
Sin embargo, el Partido Popular no es el único que produce naúseas. Al ya de por sí miedete que me daría encontrarme a Leire Pajín en una calle oscura añado ahora el asco que me da que vaya de militante de izquierdas. Parece que la pseudochica Almodovar por un lado levanta el puño y por el otro alarga la mano. Leo: "en 2000 se coronó como la diputada más joven de España. Ocho años después, con 33 de edad, ya tiene derecho a una indemnización de 85.000 euros anuales del Estado. Recibe 5.500 euros al mes por su trabajo al frente del PSOE, tiene derecho al 80% de su sueldo como ex secretaria de Estado de Cooperación, 103.000 euros anuales con todos los complementos, a lo que hay que sumar 3.126 como senadora".Recojona que JASP más bien amueblada.
Lo que más me duele no es que ellos cobren, no. Lo más doloroso es que en estos tiempos de Pretorianos, Marbellíes, Esteponeros y Eji... cómo se llamen a los del Ejido, Dani Montero nos cuenta que cada español debe de media a los bancos 566 euros por culpa de la deuda de los ayuntamientos. Cojonudo, "Papa (léase sin acento) quiero ser político". Ya sabéis parias e hijos del chandal con capucha, no basta con que nos den lecciones de civismo, no basta con que cobren bien, si no que además les pagamos sus fallos, sus putas y sus faltas. Cortina de humo, negocio redondo.

jueves, 12 de noviembre de 2009

No podía ser peor

Adelante vomiten. Siempre así, esa hermandad mormona y fachuti que produce más rechazo que el aceite de ricino, cantará junto a José Manuel Soto el himno de la selección española de fútbol. Lo peor es que cuando uno creía que la noticia no podían dar más asco, recibe el apunte de que la partitura es obra de César Cadaval, uno de los dos papanatas que forman los Morancos. Oh my God! pensará el lector mientras busca la vieja escopeta de su abuelo para dispararse un tiro directo a la sien. La mejor alineación del asco patrio cantando un himno lleno de topicazos en los que no se escatima en palabras como raza, furia, rojo, amarillo y esternocleidomastoideo.
Por si ustedes no lo sabían, además de dar mucha grima, el grupo Siempre Así puso en práctica su interpretación del verbo cantar en varios mítines del PP. Obviamente perdieron esas elecciones. Lo que no perdieron, a tenor de los hechos, fue la capacidad para "representar a todos los españoles en una cosa tan bonita y de tanto orgullo", según cuenta uno de los integrantes del equipo A de la maldad musical.
Pregunto yo ¿a quién se le habrá ocurrido tal idea? ¿Sería perjudicial para la defensa de los derechos humanos reinstaurar la pena de muerte para fusilarlo al amanecer sin última voluntad? ¿Por qué cojones Siempre así no es calificado como grupo terrorista y juzgado por asociación ilícita? No creo que sea tan difícil, al fin y al cabo, Si los hombres han llegado hasta la luna,...

martes, 10 de noviembre de 2009

Almería no es Berlín

Podemos derribar cualquier muro, o al menos eso dice Hilary Clinton. La secretaria de Estado de los Estados Unidos lo asegura con motivo del 20 aniversario de la caída del Muro de Berlín en la portada de un reputado diario digital. La casualidad o la mala leche, hace que tres noticias más abajo aparezca una foto del Algarrobico, ese hotel de Almería que está situado a palmo, palmo y medio, del agua. No confunda el lector ambos complejos de hormigón, el muro de Berlín es esa mole en hilera que separaba dos concepciones distintas de humanidad. Supongo que estas concepciónes tendrían también dos olores disintos, científicos chilenos así lo han demostrado, el olor a humanidad de los niños comunistas o comunistas satelitares era diferente a los bien peinados niños capitalistas. Sin embargo, los comunistas acabaron por ceder (aunque irónicamente el muro cayera a martillazos) y en 1989 su caída se convirtió en uno de los mayores símbolos del Siglo XX y más que probablemente el incio de su fin. El Algarrobico, en cambio, es una neopirámide bárvara del siglo XXI que se paralizó a punto de abrir sus puertas como hotel en el año 2006 a pesar de haber recibido el beneplácito de todas las administraciones públicas españolas. Ahora, sólo sirve de morada para las reivindicaciones de Greenpeace.
El Algarrobico no es un muro como tal, tiene ventanas, grúas fantasma y no parece tener ningún check point llamado Charly. Del mismo modo no creo que haya un Algarrobico Oeste al que la gente acuda en BMW y Mercedes y otro Este en el que los visitantes repudien la Coca Cola. Sin embargo, como en Berlín, alguién levantó una construcción que transpira menos que un chubasquero y aunque la Clinton tenga entre ceja y laca la idea de que podemos derribar cualquier muro, no me imagino a la reina de los timbres dándole al martillo pilón para echarlo abajo. Peor aún, leo en un artículo que dejar el parque natural tal y como estaba antes de que el eslabón perdido del ser humano, el homus políticus, metiera su pezuña costaría unos 300 millones de euros. De piedra me quedo. Gorbachov cabrón, por qué nos abandonaste.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Cuanto derroche

Me gusta Australia. No sólo porque puedas hacerles el chiste pues me la agarras con la mano a todos sus habitantes, que también, si no porque me producen una simpatía innata desde que tengo uso de razón. Que bonicos son los australianos y los curas con sotana, aunque de esos action man mandados por dios para custodiar el sentido de la vida y perpetuar así el viejo sistema no versará este artículo. Tampoco de los australianos, pero vaya por delante mi simpatía hacia un país que no nos lleva ante los tribunales internacionales por reponer compulsivamente las dos primeras películas de Cocodrilo Dandee (incluso después de que un observador internacional atestiguara ante la Haya que los españoles habíamos inventado un chiste de los de se sube el telón al respecto de dichas cintas).
El caso es que yo hoy quería volver a escribir porque un amigo fotógrafo, tahoísta, por lo que creo, y del Madrid, me acaba de regalar un proverbio chino que ni Sánchez Dragó después de montar su propio fumadero de opio. La enseñanza dice así: "si a tu edad tienes dinero, es que no tienes tiempo para gastarlo". No sé en qué parte estoy más desacuerdo. Si en la de que hace falta mucho tiempo para ganar pasta o en si hace falta tiempo para gastar dinero. La primera se resuelve atendiendo a los camellos, actores porno, el tipo que se inventó el facebook o esos privilegiados que son capaces de dar el pelotazo con ideas que parecen absurdas pero que cuando se forran te dejan con la misma cara de tonto que cuando Esteso descubrió que no sólo Angelie no era sueca, si no que además tenía el miembro más grande que el suyo. Aunque aún así podría decir que en esta parte tiene razón, hay que sudar mucho para ganar un sueldo, cuando se gana.
Ahora bien, lo que no estoy dispuesto a asumir es que haga falta mucho tiempo para gastar dinero. Atendamos por ejemplo a un joven medio o a medio joven, que sale un jueves con sólo 20 euros en el bolsillo y un condón por si las moscas. Bien, nuestro joven fanstasma medio, se gastará en el mejor de los casos 2 euros en ir y volver en metro, tres cincuenta en una porción de pizza en un local de italianos que tiene una camarera guapa, 1,60 por una litrona de Mahou Tsetung en los chinos, 1 euro extra cuando repitas con una lata, 4 euros en una cerveza cuando decidas ir a un bar de moda para ver si se cuece algo... Antes de que el joven quiera darse cuenta de que aquel grupo de erasmus aprovechó su visita al baño para largarse, sin que las malditas gabachas hubieran esperado a que les dejara explicar la gracia de "cambiar el agua al canario", se habrá quedado sin dinero. No todo es tan malo, cuando derrotado, hastiado y sin presupuesto el joven medio se encamine a la puerta siempre habrá algún amigo que salga de la nada, que se le acerque, que le de una palmada en la espalda y pinte en la noche una sonrisa conciliadora. "Oye macho ¿no tendrás un condón?". Vete a la mierda.

martes, 3 de noviembre de 2009

Historia de la especulación. Troncal obligatoria.

Don Pelayo fue el primero. Bueno, fue el primero para el fervor patrio. Amparado por el decreto ley de la virgen de Covadonga echó a los musulmanes de los picos de Europa y recalificó los terrenos. Antes, fenicios, griegos, romanos, suevos, vándalos, aranos, emos y otros grupos históricos habían puesto sus ojos en la península. Al principio no era dañino, que si "vamos a vivir en una cueva mi amor", que si "vamos a levantar un dólmen y nos enterramos en posición fetal",... una suerte de arquitectura sostenible prehistórica en la que ya existía Bofil padre. Después la cosa empezó a tomar forma, que si vámonos para Hispania que dan ventajas para retirarnos en una hacienda (el urbanismo romano, inventores de la canalización y del insermso), que si porque no echamos a los romanos y fundamos nuestras propias urbanizaciones (ah los bárvaros! los Poceros de la época).
Sin embargo, como digo Pelayo fue el primero. En aquella suerte de bipartidismo, moros, cristianos y judíos (una minoría con la que no se contaba y que incluso llegó a expulsarse del Congreso) estaban siempre a la gresca por los terrenos. Aun así tampoco era para tanto, que si "vamos a hacer una mezquita impresionante con muchos arcos", que si "pon una iglesia románica por ahí que revaloriza la zona",... Además fue una importante época de gestas, se cuenta que el Cid consiguió unos permisos de reforma yendo al ayuntamiento después de muerto y que la madre de Boabdil le sentenció con el famoso "llora como mujer lo que no supiste vender como adosados".
El caso es que los Reyes Católicos, algo así como ACS pero sin Florentino, unificaron reinos y con el mercado nacional copado por sus excavadoras se encaminaron a abrir negocio en América, que por entonces no era América pero que estaba igual de explotada. Así pasaron los días, hasta que a finales del XVI, Felipe II pegó uno de los mayores pelotazos urbanísticos de España. Trasladó la corte a Madrid y empezó a vender casas como un descosido. En el XIX ya existían los caseros y los problemas de las comunidades de vecinos, Napoleón dijo que iba a visitar a su primo en Portugal y se nos quedó unos cuantos años en casa.
Ante tal panorama, ya en el siglo XXI (el XX me lo salto porque sólo con Benidorm no hay web que aloje tanto peso), estalla la burbuja inmobiliaria y aparecen más casos de corrupción que en todas las partidas mundiales del monopoly. PP, PSOE, CIU, IU, ANTE, BAJO, CABE, CON... ningún partido se libra de la lacra. Y sin embargo, los muy necios se dedican a echarse la culpa unos a otros de la "reciente" crisis española. Y yo me pregunto ¿Dónde estaban nuestros políticos en las clases de historia?

lunes, 2 de noviembre de 2009

Tra(d)ición

En mi pueblo, Aspe (aviso para valientes: al humorista que se le ocurrió el chiste de Aspen-Colorado lo colgamos por las orejas en las agujas del campanario y al cómico que en un alarde de inteligencia respondió "que me aspen" le cortamos las extremidades y lo condenamos a dos eternidades de escuchar los discos del Canto del Loco), sólo tenemos fiestas cada dos años. No tanto porque seamos unos bebedores empedernidos y nos dure todo un año la resaca y, aunque más lógico, tampoco porque el ayuntamiento no tenga dinero para soliviantar los ánimos del respetable con dos años seguidos de juerga mayor. Que va, es mucho más serio a la par que divertido, todo esto lo hacemos por amor a la tradición (léase con voz de doblador sudamericano).
Ojo que a mi me gusta tener sólo fiesta los años pares, aburdamente somos así, pero todo esto me ha hecho reflexionar. Si el otro día me interesaba saber cómo se gestan los chistes hoy me planteo ¿cómo nacen las tradiciones? Es decir, qué lleva a gente que no sabe quien es Kubrick y que apenas si intuye que Beethoven es sordo, a vestirse año tras año de Alex DeLarge (en aquel futuro ideado en ¡1965!). Que sí, que llevar bombín, pintarse los ojos e ir medio pijama con tirantes por la calle mola, pero ¿es eso ya una tradición? Creo que sí, porque si fuera porque todos aman la Naranja Mecánica probablemente ésta la repondrían mes tras mes en televisión, pero mira por donde la tarde de Halloween al genio programador se le ocurrió poner Grease, que aunque tiene menos violencia da mucho más miedo y bastante más asco.
El caso es que supongo que las tradiciones nos aportan seguridad. Por ejemplo, si te planteas que aunque vives sólo desde hace más de siete años casi nunca lleva a nadie a casa y piensas que es por que eres un tanto gilipoyas y fracasado te llevas un disgusto que ni el principe Felipe cuando se enteró de que los reyes son los padres. Si en cambio optas por pensar que estas respetando una santa tradición instaurada desde que eres púber, te reconforta saber que tú no eres de esos que venden sus ideales por un puñado de sugus. Ya puedes matar un gato cada martes impar que si dices que es por tradición probablemente se acaben amontonando fieles en tus matanzas. Por cierto, al año que viene hay fiesta en mi pueblo y probablemente no esperemos demasiado de ellas. ¿Por tradición? No, por insensatos. Si es que los valores se pierden.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Amor por la escuadra

Si tienes 21 años, mujer e hijo sólo puedes ser futbolista, choni o Dani Güiza que es una mezcla de las dos variantes. El caso es que ayer escuché a un periodista deportivo preguntarle a Agüero: ¿Si no fueras futbolista que serías? que no se vosotros pero yo me imagino al pressman pensando y pensando durante cuatro días en los que no probó bocado y acaso sólo dejo de pensar para atestiguar que se había miccionado encima hasta que "eureka, ya está, parad las rotativas, tengo la pregunta". El caso es que ante tal cuestión malenintencionada el barbilampiño futbolista argentino respondió más ancho que largo: Mujer de un futbolista, se vive muy bien. Y no es que me provocara repulsa pensar que Agüero considera que el único motivo que tienen las mujeres guapas, bellas e inteligentes para estar con futbolistas poco agraciados físicamente y sin el graduado escolar es el alto tren de vida al que se atienen, no, lo que de verdad me provocaron náuseas fueron las risitas complices de los periodistas allí presentes.
Lo tuve claro: Ellos también querían ser la mujer de Agüero. Ah! cuan plácida vida, tenerle en casa para poder mimarle y besarle, compartir la alcoba para tenerle la cama calentita después de un mal partido, celebrar los goles en el palco con el niño e ir a la zona VIP de los conciertos de Shakira con el Hola bajo el brazo... Pongamos por ejemplo la risita nerivosa de uno de ellos en particular, llamémosle Antonio. Se reía así porque fantaseaba con el gran sueño de muchos periodistas deportivos: matar dos pájaros de un tiro (Sabina y Serrat copyright). El plan perfecto de Antonio es vivir con Maradona hasta que un tipo apodado Kun le pida matrimonio y poder casarse de penalty (tenía que hacerlo, lo supisteis en cuanto leisteis el titular). Nada que objetar, yo antes de escribir esta columna vivía con Arturo Fernández y dejé que el Principe de Bekelar pidiera mi mano. Sin embargo después se fue y me dejó más abandonado que a Rossi de Palma en una fiesta de Berlusconi. Así fue como me convertí al heterosexualismo.
El caso es que Agüero no debería fiarse, el amor del periodista deportivo es efímero y traicionero. Tan pronto te aman como tan pronto te odian. Sólo fantasean con tu amor porque eres rico y tienes talento, pero no siempre serás joven y acabarás arrastrándote por el campo (a Derticia me remito). ¿Qué Antonio te reirá entonces las gracias? Pero que coj... quién soy yo para frenar esos impulsos, no sé si porque es domingo o porque me ha poseído el alma de Jesús Puente después de haberse hecho la ruta del bakalao con su caravana, pero alzo mi vaso y brindo por ellos.