martes, 10 de noviembre de 2009

Almería no es Berlín

Podemos derribar cualquier muro, o al menos eso dice Hilary Clinton. La secretaria de Estado de los Estados Unidos lo asegura con motivo del 20 aniversario de la caída del Muro de Berlín en la portada de un reputado diario digital. La casualidad o la mala leche, hace que tres noticias más abajo aparezca una foto del Algarrobico, ese hotel de Almería que está situado a palmo, palmo y medio, del agua. No confunda el lector ambos complejos de hormigón, el muro de Berlín es esa mole en hilera que separaba dos concepciones distintas de humanidad. Supongo que estas concepciónes tendrían también dos olores disintos, científicos chilenos así lo han demostrado, el olor a humanidad de los niños comunistas o comunistas satelitares era diferente a los bien peinados niños capitalistas. Sin embargo, los comunistas acabaron por ceder (aunque irónicamente el muro cayera a martillazos) y en 1989 su caída se convirtió en uno de los mayores símbolos del Siglo XX y más que probablemente el incio de su fin. El Algarrobico, en cambio, es una neopirámide bárvara del siglo XXI que se paralizó a punto de abrir sus puertas como hotel en el año 2006 a pesar de haber recibido el beneplácito de todas las administraciones públicas españolas. Ahora, sólo sirve de morada para las reivindicaciones de Greenpeace.
El Algarrobico no es un muro como tal, tiene ventanas, grúas fantasma y no parece tener ningún check point llamado Charly. Del mismo modo no creo que haya un Algarrobico Oeste al que la gente acuda en BMW y Mercedes y otro Este en el que los visitantes repudien la Coca Cola. Sin embargo, como en Berlín, alguién levantó una construcción que transpira menos que un chubasquero y aunque la Clinton tenga entre ceja y laca la idea de que podemos derribar cualquier muro, no me imagino a la reina de los timbres dándole al martillo pilón para echarlo abajo. Peor aún, leo en un artículo que dejar el parque natural tal y como estaba antes de que el eslabón perdido del ser humano, el homus políticus, metiera su pezuña costaría unos 300 millones de euros. De piedra me quedo. Gorbachov cabrón, por qué nos abandonaste.

3 comentarios:

  1. Algarrobico... Por cierto, ¿Qué son los algarrobos? Me suena a asperico.

    ResponderEliminar
  2. Eso no son los que dan las garrofas o algo así? Mi abuelo las comía en tiempo de guerra, pero normalmente se le daban de comer a los burros.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente muchachas: un algarrobo es el árbol que en Aspe se conoce como garrofera, su fruto es la algarroba (en aspe Garrofa). Como dice Chimita en la Guerra Civil y Posguerra se echaba mano de ella para la alimentación pero lo normal era que acabara en la tripa de las mulas . Ahora resulta que es bueno para regular la digestión... Comentarios patrocinados por Anís Tenis...

    ResponderEliminar