domingo, 1 de noviembre de 2009

Amor por la escuadra

Si tienes 21 años, mujer e hijo sólo puedes ser futbolista, choni o Dani Güiza que es una mezcla de las dos variantes. El caso es que ayer escuché a un periodista deportivo preguntarle a Agüero: ¿Si no fueras futbolista que serías? que no se vosotros pero yo me imagino al pressman pensando y pensando durante cuatro días en los que no probó bocado y acaso sólo dejo de pensar para atestiguar que se había miccionado encima hasta que "eureka, ya está, parad las rotativas, tengo la pregunta". El caso es que ante tal cuestión malenintencionada el barbilampiño futbolista argentino respondió más ancho que largo: Mujer de un futbolista, se vive muy bien. Y no es que me provocara repulsa pensar que Agüero considera que el único motivo que tienen las mujeres guapas, bellas e inteligentes para estar con futbolistas poco agraciados físicamente y sin el graduado escolar es el alto tren de vida al que se atienen, no, lo que de verdad me provocaron náuseas fueron las risitas complices de los periodistas allí presentes.
Lo tuve claro: Ellos también querían ser la mujer de Agüero. Ah! cuan plácida vida, tenerle en casa para poder mimarle y besarle, compartir la alcoba para tenerle la cama calentita después de un mal partido, celebrar los goles en el palco con el niño e ir a la zona VIP de los conciertos de Shakira con el Hola bajo el brazo... Pongamos por ejemplo la risita nerivosa de uno de ellos en particular, llamémosle Antonio. Se reía así porque fantaseaba con el gran sueño de muchos periodistas deportivos: matar dos pájaros de un tiro (Sabina y Serrat copyright). El plan perfecto de Antonio es vivir con Maradona hasta que un tipo apodado Kun le pida matrimonio y poder casarse de penalty (tenía que hacerlo, lo supisteis en cuanto leisteis el titular). Nada que objetar, yo antes de escribir esta columna vivía con Arturo Fernández y dejé que el Principe de Bekelar pidiera mi mano. Sin embargo después se fue y me dejó más abandonado que a Rossi de Palma en una fiesta de Berlusconi. Así fue como me convertí al heterosexualismo.
El caso es que Agüero no debería fiarse, el amor del periodista deportivo es efímero y traicionero. Tan pronto te aman como tan pronto te odian. Sólo fantasean con tu amor porque eres rico y tienes talento, pero no siempre serás joven y acabarás arrastrándote por el campo (a Derticia me remito). ¿Qué Antonio te reirá entonces las gracias? Pero que coj... quién soy yo para frenar esos impulsos, no sé si porque es domingo o porque me ha poseído el alma de Jesús Puente después de haberse hecho la ruta del bakalao con su caravana, pero alzo mi vaso y brindo por ellos.

4 comentarios:

  1. Me gusta tu blog my friend. Pero repetir el chiste de Rossi de Palma que ya pusiste en nuestro blog...por cierto, el otro dia bromeaban sobre ella Ted Danson y Jason Schwartzman en la grandiosa serie de la HBO Bored to death, me quede a cuadros.
    Yo escribo en el blog en un ejercicio de ego, y al no recibir comments lo abandono. Asi funciono

    ResponderEliminar
  2. Brindas por el kun y la esposa? o por él y Antonio?
    Y es que, Carlos, hijo, conforme lo has pintado, a ver quién, sino quizá sólo yo, no quiere casarse con Agüero...

    ResponderEliminar
  3. Así es anónimo (aunque reconocido) soy lo suficientemente triste como para rescatar chistes. Los losers somos así. Lamaleta siempre tendrá mi apoyo y mi visita.

    En cuanto a Chimita, brindo por Kun y Antonio, y por el amor entre ambos.

    ResponderEliminar
  4. Don Javier Sexagenario2 de noviembre de 2009, 11:16

    A ver si publicitas a los jugadores de festiva para que podamos encontrar periodistas que nos quieran, aunque sea efimeramente y mas ahora que casi somos famosos, tenemos pagina web y estamos en primera!!

    ResponderEliminar