miércoles, 16 de diciembre de 2009

Diciembre agresivo

No sirve. Por mucho que se adelante el extracto bancario de la navidad, el espíritu navideño está todavía hibernando en el cajón de alguna multinacional. Si no cómo se explica que atizaran la misma semana a Berlusconi y a Herman Tertsch. El mundo está loco, cuánta inquina desmedida. Primero a uno le imprimen en la cara el bajorrelieve de la catedral de Milán y, después, al otro, le pegan una paliza turbia y se arma un pitote mediático del copón. No seré yo el que justifique la violencia en ningún caso y menos contra dos personas que superan los 60 años. Es más, las agresiones me parecen más repugnantes que merendar all bran con Alejandro Sanz.
Primero, porque al menos en los colegios públicos nos enseñan a no pegar a la gente. Segundo, porque todos hemos sentido alguna vez ganas de matar a cualquiera, incluso a nosotros mismos, pero no por ello podemos atizar un zacatrás en toda la boca (así no pago derechos de autor) al primero que nos venga en gana.
Además por si fuera poco hay una tercera razón: lo que menos necesitaba la Comunidad de Madrid, con el caso del señor Tertsch, era que Telemadrid tenga mártires caídos por la causa de la derechona intención de evangelizar a los rojos. Siempre hay alguien que saca tajada de estas cosas. Mucho me temo que la cadena autonómica, para esto la señorona Esperanza Aguirre si gasta dinero público, va a exprimir hasta el día del juicio final su veneno. En el caso de Italia, la izquierda no gana nada, el caso es que tampoco creo que la derecha este para tirar cohetes. Berlusconi no entiende porqué tanto odio y sin embargo, paradójicamente, haber recibido ese golpe en la cara ha sido su medida más acertada de toda la crisis. El cavaliere ya no podrá lucir palmito durante un tiempo pero, en cambio, si podrá presumir de haber activado el pequeño negocio. La venta de réplicas de la Catedral de Milán se han disparado.

2 comentarios:

  1. Tersch, Berlusconi...hombres de paz y moderados, buenrollistas que se ven atropellados por la sinrazon en la que nos hemos instalado amigo!!! es que los buenos siempre son los que sufren...

    ResponderEliminar
  2. Que yo tampoco justifico violencia alguna, pero es seguro que Quien juega con fuego acaba quemándose...

    ResponderEliminar