miércoles, 9 de diciembre de 2009

Enric y el Calcio

Me lo han recomendado muchas veces. En los círculos progres por sus historias londinenses y neoyorquinas, en los círculos periodísticos por sus Historias del Calcio. Sin embargo, con el sopor que provoca en un asiduo a la lectura la lectura de libros muy recomendados (porque en eso es como los camellos: todos tenemos a una persona de confianza que nos recomienda y del resto nos fiamos poco) nunca me había atrevido a leerlo. Coincidió la suerte, mi visita al baño y que un amigo olvidara el libro en la cajonera para que ojeara alguna de sus crónicas. Sin ahondar en la escatología (que tanto detesto) diré que tuve que aplazar toda acción para seguir leyendo.
El libro habla de fútbol, sin embargo, el balón es en realidad sólo un pretexto. Estoy casi convencido que cualquiera que no soporte un sólo partido e incluso aquellos que odian el deporte podrían disfrutar con su lectura. Enric González es exquisito en sus retratos. Gracias a ellos me he enterado que Totti, un tipo al que toda italia señala como el más borderline de todos los deportistas universales, fue capaz de editar un libro que incluía Los mejores chistes de Totti contados por mí, en el que no sólo se burlaba de él mismo (brutal el chiste de la biblioteca) si no que además donó todo el dinero a los ancianos de Roma y a Unicef.
Escribo este artículo ya no por eso, si no a que gracias a mi amigo que está leyendo el libro llegué a ésta cita: "Cassano no es de los que rematan al bulto: eso es periodismo. Tampoco piensa en cómo ha llegado ahí el balón y en cómo marcar: eso es novela. Por supuesto, no busca el penalti: eso es ensayo.Los pies de Cassano intuyen y sienten: adivinan dónde hay un vacío, cuánto se puede esperar, quién está en cada lugar y por qué. Y, mientras marca, ríe. Además de feo, es cruel y desconsiderado. A Cassano, poeta, habrá que disfrutarlo mientras dure".
No se emitir juicios de valor más allá que los motivados por mi bilis, sin embargo, he de rendirme a esta comparación cual Boabdil a los Reyes Católicos. Primero por lo literario, segundo porque ¿quién no se ha dejado engañar por la risa de un poeta? Que más da si futbolista, que más da si funcionario, siempre hay una sonrisa y siempre hay un poeta del que disfrutar mientras dure.

4 comentarios:

  1. Me han recomendado a mí también este libro para clase: Historias del Calcio.
    También están: Historias de Londres / Historias de Nueva York...

    ResponderEliminar
  2. Ya no es sopor ya es... repulsión! Pero bueno, tú ya sabes que yo soy de las que se acaban tragando casi cualquier cosa. De todas formas mamá, si estás leyendo esto, NO quiero otra novela histórica por Navidad.

    ResponderEliminar
  3. yo he leído algún suelto de ese libro y la verdad que esta bien...Angel Cappa también edito uno bastante bueno...Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Magenta said: "Tu ya sabes que yo soy de las que se acaban tragando cualquier cosa..."

    ResponderEliminar