miércoles, 23 de marzo de 2011

El Cuore antes del cuore

"Eso lo ha dicho el que manda" dijo ella. "Quién, ¿Zapatero", pregunté yo a mi abuela. "No, Jorge Javier", he aquí el vivo ejemplo de una mujer que se queda más ancha que larga. Aunque bien pensado eso supera con creces el mejor análisis sesudo y bienpensante sobre el panorma actual de la democracia española. Telecinco o PP, eso es lo que nos aguarda a la vuelta de la esquina si Dios nos castiga sin apocalipsis.
Un inciso, entended que a partir de ahora escriba columnas sobre mi grandma con más cautela. Antes o después sucedería, la buena mujer se ha enterado de que escribo su anecdotario en ésta ventana pública y, lejos de enfadarse, ha emitido su veredicto más plausible: esas cosas la haces para buscarte novieta. (Novieta es una versión demo de novia en la que sólo puedes jugar el primer nivel del juego.).
En realidad es una mujer adelantada a su tiempo, una suerte de María Patiño nacida en los felices años 20. Desde que tuve una primera novia, que mi abuela no duda en recordar "cómo la muchacha con la que te reñiste", la matriarca espera que un día le presente otra mujer fértil y católica con la que formar una familia. El caso es que la mayor parte de las veces que me ve suele ser los domingos por la mañana, así que en tal estado pseudocomatoso creo que duda que yo sea posible de cumplir tamaña empresa yo solito. Sin embargo, todavía no me da por perdido, porque lo que vosotros no sabéis es que yo cuento con ayuda divina: "hijo, no te preocupes la que sea para ti no te faltará porque el Señor te la ha puesto en el camino". Cojonudo, espero que Jesús tenga en cuenta que soy muy dado a tropezar. Creo que a estas alturas yo casi que confío más en los anuncios del EP3 del estilo "Te ví en la parada del metro, llevabas un libro de Curry Valenzuela y gafasdepasta. ¿Comemos?" .
Aunque debo de tener fe, es impresionante lo que puede llegar a hacer la voluntad. Sin ir más lejos, el sábado mi abuela aprendió a ver las fotos de mi iphone para descubrir "las chicas con las que te diviertes". Vamos, si eso es conmigo, la buena mujer pilla la blackberry de Berlusconi y la cruje. Aun así, encuentro gracioso que le guste husmear tanto entre las instantáneas de sus nietos. Ella odia las fotos. A modo de estrella de la pantalla siempre se tapa la cara cuando tratamos de fotografiarla. Es más, si el azar ha tenido a bien que saliera en una foto conjunta con mi abuelo ella se encarga de recortar su cara y eliminar las pruebas. Se ve que ya tiene vendida la exclusiva a Pronto. Siendo tan ducha como es en su faceta de periodista del corazón, cómo no va a pensar que el que parte el bacalao en el intenso Estado español es Jorge Javier y no el Presidente de Gobierno. Zapatero, un consejo, si quieres asegurarte una reelección pon de ministra a la Princesa del Pueblo. Ella, lo haría.

sábado, 5 de febrero de 2011

Régimen octagenario

"Hay gente en la calle con palos y piedras. No salgas a la calle que le están pegando a los periodistas"... "Mamá, eso es Egipto y tu nieto está en Madrid", intuí que decía mi padre tras el teléfono. Es normal, hace tiempo que no me ve y ella no sabe lo lejos que queda de ésta ciudad la revolución. "Ya me extrañaba a mí tanto moro", apostilló tras darse cuenta de su error. De todos modos, no hizo más que demostrar que a la buena mujer le pone la pila la información internacional. Y es que, ella, está familiarizada con régimenes autoritarios.
Recuerdo, por ejemplo, como descubrí lo que singinifcaba la censura en aquellas mañanas estivales de domingo cuando todavía no existía internet. Uno cogía la revista Pronto, a la que mi abuela más que suscrita está afiliada, y buscaba las páginas donde se colaba un topless de Marta Sánchez o el pezón inquieto de Lidia Bosch en una playa de Marbella. Era agotador ver como mi abuela había repasado todas las páginas boli en mano para pintar bikini a todos los pechos turgentes que la naturaleza calurosa había aireado.
Otro de los puntos que tiene en común con los tiranos es la sofisticada elaboración de una lista negra en la que caben personajes como: Zapatero, Chenoa o el marido de Belén Esteban. Pero si hay alguien que copa esa lista negra, y a la que mi abuela no dudaría en eliminar, esa es: "La mujer que cuando llamo a tu casa siempre me dice que no estáis disponibles". Exacto, ella cree que mis tías tienen a una señora sentada en la silla del cuarto de estar presta a contestar el teléfono tras cinco tonos para decirle a mi abuela que no van a responder al teléfono. "Chico, la tengo aborrecía", insiste.
El espionaje y el mimetismo son otros de sus puntos fuertes. Me quedé anodadado estas navidades cuando ví que mi abuela usa palestino, que es como si Fraga usara camisetas del Ché. Aunque su familiaridad con los jóvenes aintisistema a veces le juega malas pasadas. Una vez fue a la frutería y pidió porros en vez de puerros. Lo cual provocó la risa de los asistentes y el cabreo de la cabeza de familia. Es igual, ella es así y la queremos.
Yo sólo digo una cosa: Mubarak, si quieres un consejo, deja a Obama y aprende de mi abuela María. Ella lleva 85 años manejando su régimen con mano de hierro y aun no se le ha oxidado ni un ápice de su poder.

domingo, 16 de enero de 2011

Nuevo blog.

Amigos, he creado un nuevo blog para aficiones más cercanas a la literatura y menos periodísticas. Trataré de tener ambos al día, aunque ya conocéis mi tradicional pereza.
A partir de ahora también podéis encontrarme en:

http://manualparahipertroficos.blogspot.com

Nos vemos.

Editado: Ahora ya funciona el enlace, si es que no se puede escribir con acentos!